Certificado energetico

El certificado de eficiencia energética o certificado energético, es el documento que nos indica la cantidad de energía que es necesario consumir en una vivienda o local para mantenerse en unas determinadas condiciones de habitabilidad acordes con el uso previsto. Desde la Unión Europea, se ha creado una metodología que permite calcular las diferentes demandas y consumos, obteniendo finalmente un resultado concreto que es fácilmente comparable por el consumidor. Este baremo es ampliamente conocido por utilizarse desde hace tiempo para los electrodomésticos y consiste en asignar una letra comprendida entre la A y al G en función del nivel de eficiencia obtenido, siendo A el más eficiente y G el menos eficiente.

La Directiva Europea 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de los edificios establece, entre otras cuestiones, el procedimiento básico de certificación energética de los edificios existentes y la obligación a todos los países miembros de trasponer sus mandatos a las respectivas legislaciones nacionales. En España, este objetivo se cumplió con la aprobación del Real Decreto 235/2013, por el que se aprueba el procedimiento básico de certificación energética en los edificios, según el cual a partir del 1 de Junio de 2013, todas aquellas viviendas o locales que se vendan o se alquilen en España, deben contar con un certificado de eficiencia energética, con algunas salvedades muy concretas.

Slider_tu_CEE_desde_99_euros_arkespai

Para elaborar el certificado energético, es necesario que un técnico titulado reconocido por la Administración se desplace hasta el lugar para poder llevar a cabo la necesaria inspección y toma de datos. Posteriormente, estos datos se introducen en los programas informáticos aprobados por el Ministerio y se realizan los cálculos. El técnico debe preparar también una serie de escenarios alternativos (incluyendo una valoración de sus costes) para que el usuario pueda comparar los diferentes plazos de amortización y ahorros que podría llegar a obtener con las diferentes soluciones propuestas, bien mediante la instalación de determinados equipos de alto rendimiento energético o mediante la ejecución de determinadas obras destinadas a mejorar la envolvente térmica.

Ante la gran afluencia de personas que “dicen poder elaborar” estos certificados por teléfono, sin visitar el lugar o simplemente con el envío de algunas imágenes, es conveniente saber que las sanciones previstas por la Administración a causa de las deficiencias encontradas en cualquier certificado inscrito en el Registro, recaen tanto sobre el técnico que lo elaboró como sobre el propietario que se lo encargó.

Una vez el técnico ha obtenido la calificación energética, el certificado debe inscribirse en el Registro Oficial de la Comunidad Autónoma correspondiente, ya que en caso de no hacerlo no tendrá validez. Al final del proceso de registro, la administración nos proporciona la Etiqueta de Eficiencia Energética, que es el documento que debe acompañar en todo momento a la vivienda o local durante el proceso de comercialización (venta o alquiler). Este documento debe estar siempre a disposición de cualquier usuario que lo solicite y dispone de un código identificativo único para cada caso que sirve para poder comprobar anónimamente y de manera telemática la veracidad de los datos.

En el caso de la Comunidad Valencia se ha habilitado el Registro de Certificación Energética de Edificios a través de la dirección web “gcee.aven.es”. Cualquier ciudadano puede acceder y consultar de manera gratuita aquellos datos referentes a la Certificación Energética de cualquier inmueble por el que se haya interesado, excluyendo, obviamente, la información de carácter personal.

Consigue tu certificado de eficiencia energética

De acuerdo con RD 235/2013, a partir del 1 de Junio de 2013, es obligatorio adjuntar una copia del certificado de eficiencia energética de una vivienda o local, en todas las operaciones de compra-venta o alquiler que se realicen en...

Diferencia entre ahorro de energía y eficiencia energética

Al pensar en ahorro de energía, es probable que las primeras ideas que nos vengan a la mente sean de aparatos caros de tecnología avanzada que consumen muy poca energía cuando están funcionando pero, paradójicamente, las soluciones más eficaces son...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de navegación para intentar mejorar la calidad de nuestros servicios. Si continúa navegando, entendemos que está dando su consentimiento y que acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies