Urbanismo

El urbanismo tiene por objeto la planificación del territorio, atendiendo a las necesidades de crecimiento de la sociedad y a la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos. También tiene por finalidad la conservación del patrimonio histórico y cultural, la protección del medio ambiente y los recursos naturales.

El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) es el instrumento básico de ordenación del territorio, abarca un término municipal completo y entre otros documentos incluye las ordenanzas municipales que dictaran lo que se puede construir en cada una de las zonas. Además del PGOU existen otros instrumentos de planeamiento que desarrollan o completan lo dispuesto por éste siendo los más habituales los siguientes:

  • PLAN PARCIAL. El Plan Parcial tiene el objetivo de desarrollar con mayor detalle los sectores de suelo urbanizable ya establecidos anteriormente en el PGOU. Es el instrumento encargado de definir los usos de suelo, las tipologías edificatorias, la red viaria, los equipamientos y las zonas verdes.
  • PLAN DE REFORMA INTERIOR. El Plan de Reforma interior (PRI) tiene su ámbito de actuación en el suelo urbano y su finalidad es la de renovar el tramado urbano a fin de reequipar barrios, modernizar su destino urbanístico o preservar el patrimonio de interés cultural o etnológico.
  • PLANES ESPECIALES. Este instrumento de planeamiento tiene el cometido de crear o ampliar reservas de suelo dotacional, adoptar medidas para la mejor conservación de inmuebles de interés cultural o arquitectónico, definir y proteger las vías de comunicación, el paisaje y el medio rural, e incluso vincular áreas o parcelas a la construcción o rehabilitación de viviendas sujetas a algún régimen de protección pública.
  • ESTUDIOS DE DETALLE. El ámbito natural de los Estudios de Detalle es una manzana completa y tiene por objeto prever o reajustar algunos parámetros establecidos en el PGOU o PP, como las alineaciones y rasantes o la ordenación de volúmenes.

Otro de los objetivos del urbanismo es el justo reparto de los beneficios y cargas derivadas de la ordenación urbanística, así como retribuir al agente urbanizador por su labor. Todo ello se engloba en el Proyecto de Reparcelación que es el procedimiento mediante el cual se sustituyen las parcelas iniciales afectadas por una actuación urbanística por unas parcelas aptas para su edificación y dotadas de todos los servicios.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de navegación para intentar mejorar la calidad de nuestros servicios. Si continúa navegando, entendemos que está dando su consentimiento y que acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies