Saltar al contenido

Antes de empezar un proyecto

Es muy fácil imaginar grandes cosas cuando no existen limitaciones, lo realmente difícil es hacerlo cuando estos límites están tan cerca que nos impiden ver nada más. El escenario ideal de un proyecto es una parcela de dimensiones generosas, con buena orientación, mejores vistas y, por supuesto, sin límite de presupuesto. Acto seguido empezamos a trazar bocetos sobre un papel intentando crear nuevas tendencias en arquitectura. Esta utópica escena, habitual en las escuelas de arquitectura, se desvanece por completo cuando aterrizamos en el mundo real.

Todos los proyectos nacen con limitaciones: de espacio, de presupuesto, de normativa, de necesidades concretas, de circunstancias personales, etc. La tarea del (buen) profesional consiste en dar solución a las necesidades del proyecto teniendo en cuenta todas estas limitaciones. En ARKespai entendemos que el principal objetivo de nuestro trabajo consiste en crear una arquitectura real, es decir aquella que se ajuste lo mejor posible al presupuesto y que al mismo tiempo cubra las necesidades expresadas por el cliente.

Históricamente se le atribuye a Galileo la frase “dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. En arquitectura ese punto de apoyo, es el tiempo. Podemos saltar toda clase de obstáculos, podemos hacer proyectos con poco presupuesto, en lugares inverosímiles, sin apenas espacio, pero no es posible hacer un buen proyecto sin tiempo. El tiempo es el ingrediente que permite abordar sistemáticamente un problema hasta encontrar el mejor modo de superarlo.

Una inversión en tiempo durante la concepción inicial de un proyecto, va a resultar sin ninguna duda la más rentable (incluso económicamente) de cuantas decisiones se puedan tomar durante todo el proyecto. Una mala decisión inicial motivada por las prisas dejara su huella para siempre, ya que cada vez que la veamos en el futuro nos preguntaremos porque no tuvimos la paciencia de pensarlo dos veces.

La inversión económica que supone construirse una vivienda es, probablemente, la más importante de toda una vida y el periodo crucial de todo el proceso es la concepción del proyecto. Somos conscientes de que el tiempo no es ilimitado, pero si tenemos en cuenta que el tiempo empleado en cada proyecto hasta encontrar la solución adecuada no altera su precio, entonces ¿porque no te aprovechas de nosotros y nos haces trabajar un poco más?